miércoles, 8 de junio de 2016

Vuelta al Torilejo

Buenas…

Como otras tantas veces “me ha pillado el toro”, le debo al blog varias entradas que por uno u otro motivo he ido dejando, y que se van acumulando. Hay que ponerse a escribir ya… Hace unas semanas surgió la oportunidad de volver al Hide del Torilejo, lugar donde hace 3 veranos pase uno de los ratos más chulos de mi vida.
Como no era cuestión de dejar pasar la oportunidad, me puse a organizar una escapadita por esas tierras de Ciudad Real, y le propuse a mi amigo Rafa Martínez que se viniera, cosa que no dudo ni un momento.
El día 25 de mayo, tras acabar de censar una cuadricula que aun me quedaba del censo nacional de sisón, pusimos rumbo al Valle de Alcudia, con
parada previa para pajarear y comer en Daimiel. En Daimiel, ni Tablas ni nada, para pajarear el mejor sitio es Navaseca, y para allá fuimos.
Lo primero que nos llamo la atención fue la “remodelación” de esta laguna. Muchos observatorios, abiertos, y un camino para recorrer la laguna en todo su perímetro.
 En principio, uno, que proviene de una tierra donde al observador de aves se le ignora a lo bestia, con absoluta carencia de observatorios de aves, estas cosas le parecen bien, una forma mas de acercar las aves a la gente, y de intentar educar. Pero tras hablar con la gente, y saber de las consecuencias de estas instalaciones, pues se da cuenta de que las cosas buenas no son buenas porque si, depende de cómo se hagan, y es que solo la intención no vale, hay que llegar más lejos. Pues eso, ese circuito circular, todos observatorios no sirven de mucho, más
bien hacen daño, si no se acompañan de un plan de educación ambiental que enseñe a los usuarios cómo comportarse y usar esas instalaciones. Porque si no a la larga, uno de los mejores humedales del interior peninsular pasara a ser una mera charca sin vida, algunos patejos comunes a lo sumo. Gente gritando, críos tirando piedras, perros sueltos, falta de pantallas visuales, etc, harán que se pierda poco a poco este sitio.
Ese día disfrutamos de las malvasías cabeciblancas, la verdad es que tuvimos observaciones cercanas, pero poco más que esta especie.
 Tras comer, pusimos rumbo al Valle de Alcudia, y ahí hicimos un recorrido desde Brazatortas al puerto del Mochuelo. Y yo me lo pase pipa, no solo
por el paisaje, si no también por la cantidad de aves: centenares de gorriones morunos, decenas de cigüeñas blancas, mogollón de milanos negros, algunos alimoches, águilas calzadas… y ya dejando el valle, subiendo hacia el puerto del Mochuelo, un águila imperial ibérica, que aunque se dejo ver brevemente, nos hizo emocionar como cada vez que vemos a esta rapaz.
A última hora de la tarde vuelta a Brazatortas, donde nos alojaríamos, concretamente en el complejo de Arroyo Carboneras, un buen sitio, cómodo, y con muy buenas vistas al pantano de Carboneras. Tras cenar, a la cama rápidamente, teníamos que madrugar al día siguiente.
A las 6 habíamos quedado con Bartolome Muñoz, quien cojonudamente gestiona el Hide del Torilejo, tras desayunar con el, nos fuimos para el hide.
Con las primeras luces del día llegábamos, y ya había gentecilla esperándonos, milanos y algún alimoche, por supuesto cigüeñas.
Y enseguida empezó el espectáculo.
La otra vez que estuve, las aves enseguida se lanzaron hacia su almuerzo, en pocas horas acabaron con el.
Esta vez estaban se lo tomaron con parsimonia, lo que alargo la sesión, junto a un ligero incidente con unos perritos que por ahí aparecieron, que asustaron a las aves, y que hizo que abandonaran la zona un rato, cosa que nos vino bien para relajarnos un poco. El caso es que como la otra vez, me lo pase pipa. Si hubiera tenido 4 ojos, hubiera pedido tener 4 mas, ¡¡delante de ellos había tantas cosas que ver!!.
No estoy contento con las fotos hechas. Mi cámara es muy limitada, una tipo bridge, Canon SX50. Si las condiciones no son perfectas, luz, distancia de las aves, etc, las fotos no son buenas, pero claro, días así no hay todos los días. Pero es lo que hay!!.
Estuvimos en el hide metidos hasta muy tarde, los buitres negros y leonados no se acercaron hasta ya tarde, y nosotros aguantamos dentro. Es impresionante ver juntas a estas aves, tan cerca, pasando olímpicamente de nosotros, a sus anchas.
Como digo ya era tarde cuando salimos, y nos fuimos directamente a comer, a Fuencaliente, donde nos recomendó Bartolomé comer un bocata de lomo adobado, típico de ahí, no el lomo adobado, si no el bocata, con un pan que estaba riquisiiiimoooo!!!.
Y tras comerlo, charlando con el, pusimos
rumbo hacia el objetivo de la tarde, la famosa finca de La Garganta.
Entre Fuencaliente y La Garganta, parada cerca del pueblo de Conquista, en Cordoba, en un punto que nos recomendó Bartolome. Todo un acierto sin duda, en el poco rato que estuvimos ahí vimos 3 águilas imperiales e innumerables buitres negros y leonados, a parte de águilas calzadas, ratoneros y alimoche. Y de ahí, a La Garganta.
Esta finca es propiedad del Duque de Westminster, Lord Cavendish, que compro hace años sus 15 mil hectáreas por 100 millones de euros (este individuo es la persona más rica de Gran Bretaña).
Dentro de la finca hay 13 caminos públicos, de los cuales ha cortado 12. Solo queda uno, que da servicio a la gente que traviesa la zona, y a los vecinos de Minas del Horcajo, en medio de la finca.
El camino está hecho una mierda, con baches en los que cabe un tanque, está claro que no hay mantenimiento y que se trata dejarlo inutilizable para que nadie transite por la finca.
En cuanto uno entra en ese camino, se encuentra a los guardas de la finca que le siguen, a distancia, sin atosigar, pero dejando clara su presencia. Se van turnando cada ciertos kilómetros, desaparece el que te sigue, te cruzas con otro coche, que retoma la persecución. Como veis en el cartel, te prohíben parar en el camino, un camino publico!!!!.
El vallado de la finca ilegal, doble vallado cinegético, en algunas zonas triple, absolutamente prohibido en Castilla-La Mancha, imagino que también en Andalucía, donde entra parte de la finca.
Las autoridades de uno y otro lado, tanto PSOE como PP jamás han hecho nada para evitar esto, más bien han colaborado. Estamos en el siglo XXI, se supone que somos una sociedad avanzada y moderna, pero sin embargo está claro que para muchas cosas seguimos viviendo como en la Edad Media, donde los nobles ordenan, sometiendo a los “vasallos”.
 Espero que en algún momento esto cambie. Que nuevos políticas cambien antiguas “tradiciones”. Tengo muy claro por dónde deben empezar los cambios, por estas cosas por ejemplo!!. Ya no es tiempo de señores feudales, ni de vasallos!!.
Espero que dentro de unos años, si vuelvo por ahí, la situación haya cambiado (internamente se que no). Despues del paseíto por la Garganta, vuelta a Brazatortas, cansadico del madrugón, y ya de los kilómetros conduciendo. Cenamos y a dormir, como
un lirón!!.
Al dia siguiente vuelta a casa, sin prisa, y con algunas paradas previstas.
En Alcazar de San Juan quede con Xurxo Piñeiro, pajareamos algo por la Veguilla, y hablamos. No vimos nada especial, la verdad es que los cuerpos estaban pensado mas en volver a casa que en ver pajaretes. Aun así paramos en Pedro Muñoz, mas para comer que para otra cosa, y después a Manjavacas, que presentaba unos niveles de agua bastante bajos, y que tampoco nos ofreció nada nuevo.
Asi que aquí ya pusimos rumbo directo a Albacete.
Finalizo dando las gracias a Bartolome, le debo dos, a ver cómo se las pago.
Os dejo muchas fotos de estas jornadas, y algun video, esperando volver pronto por esa tierra.
Chauu.




































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada