martes, 25 de junio de 2013

Fotografiando aves necrófagas en el Valle de Alcudia (Ciudad Real)

Buenas…
 La semana pasada surgió la oportunidad de participar en una sesión de fotografía de necrófagas en el hide que Bartolome Muñoz gestiona en la Finca El Torilejo, en el Valle de Alcudia (Ciudad Real). La verdad es que creo que no me lo pensé mucho, debió ser cosas de uno o dos segundos. Siempre he querido participar en algo así, pero ni soy fotógrafo, ni tengo un equipo fotográfico regular ni nada de nada, así que el asunto lo veía poco mas como un sueño irrealizable. Pues de eso nada. Partimos para esas tierras desde Albacete Rafa Martinez, Antonio Manglano y el que escribe, yo la verdad que con muchos nervios, y miedo, ¿que iba a pensar la gente, cojonudos fotógrafos cuando me vieran aparecer con mi modesta Canon SX50?, fijo que ¡a donde va este con ese juguete!. Pero bueno, ya estábamos lanzados.
Como habíamos quedado con Bartolome el sábado 22 para dirigirnos al hide, los albaceteños decidimos irnos la tarde de antes, alojarnos y dormir cerca del punto de encuentro para no madrugar aun mas. Elegimos el Hostal La Zarza de Brazatortas, ERROR mayúsculo. Afortunadamente un servidor decidió ponerse para dormir tapones, mis compis no lo hicieron así, y a las 2 de la mañana

les despertó la música pachanguera de una discoteca abierta 50 metros mas allá del hostal. Hasta las 5am estuvieron con la música a todo trapo, no pudiendo pegar ojo. Si a eso sumamos una más que discreta calidad de la cena, llegamos a la conclusión de que por ahí no volvemos a pasar, para la próxima vez nos alojaremos en Puertollano que no esta tan lejos. El caso es que a las 5:30 de la mañana los albaceteños estábamos ya preparados para partir hacia el sitio donde habíamos quedado con Bartolome, unos con mas sueño que otros, pero todos con unas ganas de entrar en el hide tremendas.
A las 6am nos encontramos con Bartolome y con sus compañeros, que a partir de ese momento también lo serian nuestros, Secundino Muñoz y Pablo Gandara. Llegamos al hide con apenas luz, aunque ya se intuían (y escuchaban) siluetas de cigüeñas Ciconia ciconia, de milanos negros Milvus migrans y de algún alimoche Neophron percnopterus en las encinas de la zona. Yo estaba emocionadisimo, como un crío que espera los regalos de los Reyes Magos. A nuestro paso volaron decenas y decenas de milanos negros, unos 200, ¡¡espectáculo tremendo!!.

Nos preparamos, Bartolome nos dios instrucciones de cómo comportarnos y nos fuimos metiendo en los hides. Silencio. No hubo que esperar a que el sol iluminara mucho, enseguida tuvimos modelos en la pasarela para fotografiar. Desde el minuto 1, hasta que acabamos la sesión fuimos testigos de un “espectáculo espectacular”. No sere capaz de narrar como se sucedieron los acontecimientos, yo estaba francamente desbordado. Un enjambre de milanos sobrevolaba la zona donde se realizo el aporte de alimento, poco a poco empezaron a posarse y a comer. Llegaron también cigüeñas, los buitres leonados Gysp fulvus, los negros Aegypius monachus y los alimoches. Unos 30 ejemplares de esta ultima especie nos visitaron a lo largo de la mañana, de continuo los tuvimos ahí, de todas las edades, a ver si un dia le dedico una entrada a ese asunto. No me fije en cuantos leonados y negros llegaron por ahí, una docenica se cada especie seguro. Nos ofrecieron momentos tremendos, peleas por aquí, por alla. Poses bellísimas.
La verdad es que el hide tiene unas posibilidades tremendas. Como ya he dicho aves desde el primero momento hasta el último. Mi

cámara es limitada, y me conforme con fotografiarles posando y algunos retratos, pero los que tienen equipo disfrutaron con vuelos de todas las especies. También vale para digiscoping, buena muestra de ello es la galería de fotos que Antonio Manglano ha subido a su blog. Además tiene muy buena luz, hay profundidad en el paisaje, multitud de posaderos. No tengo ni idea de fotografía, pero para mi que el sitio es cojonudo o mas. Cuando llego la hora de salir del hide, los albaceteños creo que teníamos cara de tontos, yo iba medio mareado, habia visto tantas cosas chulas que no habia terminado de asimilarlas, hoy aun no lo he hecho. No estuve todo el rato fotografiando, me dio tiempo a simplemente disfrutar de la función. El resultado de esto fueron 1.500 fotos, de las que más de 1.000 a mi me valen, son del tipo que voy a subir por aquí, todas me

han quedamos más o menos bien, dentro de mis posibilidades. ¿Conclusión?, que ya no tengo miedo de meterme en un hide, se que me apaño mas que decentemente. Así que animo a todos los que tenéis un equipo similar, que se que son muchos, a meteros en un hide, no hay que tener miedo porque vamos a conseguir recuerdos para toda la vida, la experiencia es tremenda, solo el hecho de contemplar una carroñada delante de tus narices merece la pena. Una vez acabada la sesión nos fuimos a almorzar, y a compartir la experiencia con nuestros compis. Antes de llegar al destino, vimos otra carroñada en un campo, puuuf, esto debe ser el pan nuestro de cada día en esta zona, con tanta necrófaga por ahí, y tanta ganadería y ciervos y demás fauna por la zona.
Tras refrescarnos y alimentarnos los albaceteños nos volvimos a casa, queríamos a ver pajareado mas por Cuidad Real, pero la noche sin dormir y el madrugón nos dejaron hechos polvo. Llevo 10 años en esto de las aves, aun es poco. He vivido ya muchos momentos chulos, jornadas de pajareo increíble. También he vivido jornadas de esas míticas, de las que no hay calificativos que las describan en el diccionario. Una la viví en el 2010, en el desgraciadamente perdido para el mundo ornitológico Aula do Mar. La otra en el 2011, en las islas de May y Bass Rock. El 22 de
junio en el hide de El Torilejo lo recordare al mismo nivel que esos momentos, siempre será motivo de recuerdo y conversación con los amigos pajareros. Muchos de vosotros tenéis la suerte de participar con asiduidad en sesiones de este tipo, igual os parece que exagero, igual no. En cualquier caso así lo viví yo.
Abajo pondré mas fotos del sábado, algunas de tantas, también una presentación, por poner mas. Como mi cámara no da para fotos en vuelo, no se si ella no vale o el que no vale soy yo, pongo también fotos que amablemente me ha dejado Bartolome, de cualquier forma en su blog, el del hide, podréis ver muchas mas, fotografías increíbles, y podréis conseguir su contacto, por si os animáis a visitar El Torilejo, yo francamente lo recomiendo. Y que conste que no llevo comisión en esto, pero hay que ser agradecido, y facilitar que la gente disfrute de lo que a mí me ha parecido un fabuloso día.
 Bueno, acabo con el rollo, abajo más fotos. Saludos.
BUITRE NEGRO







ALIMOCHE COMÚN








BUITRE LEONADO






MILANO NEGRO






CIGÜEÑA BLANCA











9 comentarios:

  1. Estas esperiencias siempre prestan un monton, solo tienen una cosa mala y es que enganchan......

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Que maravilla de fotos!!! ¡¡¡Que dia tan fructufero y placentero tuviste que pasar!!! Enhorabuena, esos días no se olvidan nunca.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena, unas imágenes preciosas! Muy buenas las tomas del Alimoche

    ResponderEliminar
  4. ¡Una experiencia irrepetible!
    Y así nos lo has sabido transmitir mediante tu crónica que anima a participar de ese 'mundillo del hide' a los que, como dices, tenemos equipos menos pretenciosos pero que, como tus resultados muestran, dan buen juego y cumplen su cometido.
    Un saludo de 'ojolince y sra.'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro, jeeje, nuestras minicamaras también valen!!

      Eliminar
  5. una chulada rafa, que envidia.
    aprovecho para darte las gracias por tu amabilidad esos dias en albacete,
    ya solo te faltan los bigotudos....jeje
    xoan dieguez kobalto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de nada Xoan. Los bigotudos conseguiré fotografiarlos algún dia. A ver si me puedes mandar alguna foto de los días que estuvisteis aquí abajo, para hacer una entrada para el blog, please.

      Eliminar
  6. Despues de haber visitado El Torilejo (gracias a tu recomendación Rafa) he Vuelto a revivir aquél día con tu relato. Yo la noche antes tampoco pude dormir bien, por la emoción de la espectativa, y ¡vaya si lo merece! ¡Gran experiencia! Gracias por tu divulgación, y gracias a Bartolomé Muñoz, que te acoge como si fureras un antiguo amigo. Tampoco pensaba que sin ser profesional de estas cosas fuera fácil ver algo así. :-)

    ResponderEliminar