jueves, 7 de agosto de 2014

Cazador cazado

Buenas…

Ayer por la mañana, acompañado por Irene Álvarez Defez, por el sur de Albacete, por las pedanías de Aguas Nuevas y El Salobral. Aunque entre que uno va pedaleando y de casquera con la compi, y no se está a pajarear es inevitable prestar atención a lo que se mueve, y vimos cosillas. El recorrido trascurrió fundamentalmente por zonas de regadío (maizales y leguminosas fundamentalmente), aunque también había algo de secano y zonas sin cultivar, las típicas tierras grises de esa zona que no hace mucho era un humedal. Vimos 41 especies, que aunque comunes, hay que verlas, abajo pongo el listado.
Me llama la atención la presencia por todos lados de buitrón. Quizás sea cosa solo mía, pero hasta hace no demasiado esta especie la tenia asociada exclusivamente a humedales, pero a raíz de mi colaboración en el Proyecto Ganga de SEO empecé a detectarlos por todos lados, tanto en regadío como en secano, seguramente más en el primer ambiente. Lo que digo, igual es que antes no me fijaba tanto en la especie.
Pues asi, entre pedaladas y algunos pajaricos transcurrió la mañana. Ya llegando a Albacete, por la Via Verde del Canal de Maria Cristina vi como un bicho cruzaba el carril bici a toda castaña, inmediatamente me vino a la mente una imagen reciente y frene la
bici. Irene que venia detrás, y que tambien se percato del bicho freno, a punto estuvo de llevarme por delante, jeje. Pues nada, un enorme ejemplar de Cryptocheilus sp, seguramente annulatus, es decir, una avispa caza arañas. La tremenda avispa, una de las más grandes de Europa, llevaba a su presa, un ejemplar de Hogna radiata. Este tipo de avispa caza arañas, y de las grandes, Lycosas y Hognas. Aprovechando sus largas patas recorre velozmente el terreno prospectando, de vez en cuando da pequeños vuelos y saltitos. Cuando detecta a su presa la ataque con brutal habilidad, le clava el aguijón, la paraliza, y la lleva hasta una galeria cavada en terreno arenoso donde la enterrara y sobre ella depositara un huevo, del que saldrá una larva que se alimentara de la hemolinfa de la araña hasta que finalmente el arácnido muera. Cazar una araña de estas no es un asunto trivial, son depredadores magníficos, las arañas mas grandes de España, y muy bien armadas. Pero ya digo, estas avispas además de muy grandes, tienen una serie de ventajas que las hacen depredadores superficientes de estos arácnidos. La avispa transportaba a la adormecida araña marcha atrás, y de vez en cuando parecía que el peso la vencía y la dejaba
abandonada, pero tras recorrer unas decenas de centímetros volvía a por ella, para seguir trasportándola. Poco después la volvía a perder, y al poco retornaba en busca del alimento de su prole. Leyendo este interesante artículo aprendo que no es que pierda a la presa, si no que la abandona unos instantes para reconocer el terreno, ¡que bichos mas “listo”!. Irene hizo unas fotos, que aunque con el móvil, dan fe del encuentro con esta pequeña “bestia”. Una mujer que paseaba por ahí, y que vio la atención que Irene y yo le prestábamos a eso que se movía a gran velocidad por el suelo se acerco a nosotros para interesarse por el asunto y le conté lo que era lo que estaba pasando, y literalmente flipo al ver algo así de espectacular tan cerca de casa.
Los documentales están bien para aprender, los libros también, pero no hay nada como ver lo que tienes cerca para valorar la riqueza de nuestra fauna. Uso para ilustrar la entrada una foto de hace unos días de Antonio García Serrano, que amablemente me ha cedido con mediación de Lluis Sogorb, la foto refleja con una calidad espectacular lo visto por Irene y yo ayer.
Y esto es todo.
Chauu.

Hogna radiata, ejemplar de la especie cazada por la avispa, imponente rival.

1 comentario:

  1. Buaaaaaah qué pasada! Os odio por haberla visto y yo no jajaja.

    ResponderEliminar