jueves, 31 de enero de 2013

Andurreando por la Almenara

Hola…

El pasado lunes día 28 me fui con mi hermano Angel y su novia, Ana, a dar un garbeo por la Sierra de Alcaraz. Sabíamos que había nieve por ahí, y teníamos ganas de pisarla, así que nos fuimos a la Almenara, la cima de esta sierra con 1796 (que no de Albacete, la Sierra de las Cabras con casi 2.100 metros). La idea era hacer la ruta circular, subiendo por la pista forestal desde el Masegosillo, hasta llegar a la Fuente del Pino de los Muchachos, y bajando por el Barranco del Ciervo hasta Tortas, para coger la carretera y llegar de nuevo al Masegosillo. Los primeros tramos de la pista aparecían sin nieve, con muchos pedruscos caídos que en su día a alguien igual le dieron un gran susto. A la altura del Chorraero ya apareció nieve, y ya en la Fuenfría la cosa se puso curiosa. A partir de aquí andar ya se hizo complicado. Mucha nieve, en las zonas de umbría helada, pista de patinaje, en las de solana la nieve blanda dificultaba el caminar, a unos más que otros.
Mientras mis compis de ruta andaban por la nieve como elfos, ligeros y sin hundirse, yo me hundía en algunas zonas hasta la entrepierna, algún susto gordo me di, pensé que me tragaba. Intentaba seguir el rastros que habían dejado unos senderistas que habían pasado por la zona antes, pero casi peor, mi pie es grande, el suyo debía ser pequeño y al meter el pie en la huella, zaaas, ahí se quedaba mi pie atrapado. Así que la ascensión fue un hermoso vía crucis para el que escribe.
Casi 3 horas nos llevo recorrer los 7 kilómetros hasta la base de la cima, la Fuente del Pino de los Muchachos, pensé que ahí fallecía, pero paisajes como el de la Lagunilla, helada, rodeada de un blanco manto, ayudaban a recuperar fuerzas. En la Fuente paramos a comer, breve parada, mi hermano como si tuviera un petardo en el culo no dejaba tiempo para descansar. Así que enseguida comenzamos a bajar, ya que el último tramo hasta llegar a la cima estaba imposible, demasiado hielo, y nosotros sin crampones, era jugársela. 
El descenso también tuvo su aquel. Mucha zona en umbría, nieve helada, cuesta abajo, resbalón asegurado, y la fuerza de la
gravedad atrayendo nuestros cuerpos al suelo. 2 veces me precipite sobre el suelo, hubo gente que 4, no señalo. Por lo menos por aquí no nos hundíamos y podíamos avanzar rápido, tardamos la mitad que en subir, siento también unos 7 kilómetros. En cuanto llegamos a las inmediaciones del Cortijo del Quinquillero la nieve ya desapareció, por entonces yo también parecía un elfo. En cuanto a pajaricos poca cosa, cerca de la Lagunilla carboneros garrapinos Parus ater y comunes Parus major, algún arrendajo Garrulus glandarius. Cerca de la Fuente del Pino de los Muchachos pinzones vulgares Fringilla coelebs, mas carboneros garrapinos, agateador Certhia brachydactyla y un pito real Picus viridis. Llegando al Cortijo de Tortas, en las huertas mucho jilguero Carduelis carduelis, mas pinzones vulgares, busque reales Fringilla montifringilla sin éxito, pero si al menos un par de luganos Carduelis spinus. Cuando llegamos al coche felicidad absoluta, por el bonito y cansado día pasado, y por eso, por poder poner el trasero en sitio cómodo, ¡¡que relaaax!!. Y ya está, abajo más fotos que describen el paisaje mejor que yo, y el perfil de la ruta y recorrido.
 Chauu.
PRIMEROS TRAMOS DE LA RUTA, ENORMES PIEDRAS HABÍAN CAÍDO SOBRE EL CAMINO.
LA LAGUNILLA, COMPLETAMENTE HELADA.
PAISAJE AL SUR DE LA ALMENARA. EL CALAR DEL MUNDO CON EL DE LA SIMA DETRÁS.
CIMA DE LA ALMENARA
FUENTE DEL PINO DE LOS MUCHACHOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada